viernes, 9 de noviembre de 2012

Al Corazón de Jesús

Quiero curar tu Pecho herido
y poder darte algún consuelo.
Haz que despierte
cuando, dormido,
retomo el vuelo
hacia la muerte…
Toca mi alma,
derrite el hielo
que cruel detiene cada latido…
Déjame ser el feliz cautivo
de tus amores,
y aquí, en mi pecho
que sufre inerte
deja tu sello,
que yo no sienta que estás ausente…
Hazme ferviente,
dame a beber,
tu pura Sangre, tan caliente
que funde en amores…
Y haz que por siempre
sean uno solo
nuestros dispares corazones…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada